Saltar al contenido

DISLALIA FUNCIONAL

octubre 18, 2018
Dislalia Funcional

DEFINICIÓN DE DISLALIA FUNCIONAL

Es la alteración de la articulación producida por un mal funcionamiento de los órganos articulatorios. El niño/a con DISLALIA FUNCIONAL no usa correctamente dichos órganos a la hora de articular un fonema a pesar de no existir ninguna causa de tipo orgánico. Es la más frecuente.

Aunque en ocasiones este tipo de dislalia desparece espontáneamente cuando el niño crece, es preciso intervenir para corregirla si persiste después de los cuatro años, para evitar las posibles consecuencias negativas que podría tener sobre el desarrollo cognitivo y las relaciones sociales del menor.

  • Escasa habilidad motora.
  • Déficit en la discriminación auditiva
  • Factores psicológicos.
  • Factores Ambientales.
  • Deficiencia intelectual.
  • Factores hereditarios.

TIPOS DE  FACTORES ETIOLÓGICOS DISLALIA FUNCIONAL

  • Falta de control en la psicomotricidad fina debido que la lengua requiere una gran habilidad motora ya que aquellos fonemas que precisan mayor control de los órganos articulatorios, especialmente de la lengua, son los últimos en aparecer  ( /l/, /r/ /r/ y sinfones).
  • Déficit en la discriminación auditiva lo cual esto indica que el niño/a no decodifica correctamente fonémicos de su propio idioma y no percibe diferenciaciones fonológicas del tipo sordo / sonoro, dental / velar, oclusivo / fricativo, etc, ocasionando errores en la imitación oral.
  • Errores perceptivos e imposibilidad de imitación de movimientos.
  • Estimulación lingüística deficitaria lo cual explica la frecuencia de DISLALIAS en niños/as de ambientes socioculturales de privados, abandonados, en situaciones de bilingüismo, etc.
  • De tipo psicológico: sobre protección, traumas, etc, que hacen persistir modelos articulatorios infantiles.
  • Deficiencia intelectual. Las DISLALIAS son un problema añadido a los del lenguaje del niño o la niña deficiente. Su corrección hay que plantearla a un plazo más largo, es más lenta y estará condicionada por su capacidad de discriminación auditiva y su habilidad motora.

Cuando nos referimos a la DISLALIA habitualmente se refiere a la DISLALIA funcional y los tipos de errores más habituales son: sustitución, distorsión, omisión o adición.

Es importante aclarar que si solo se sustituye un fonema el tipo de trastorno que tendría seria DISLALIA SIMPLE.

TIPOS DE ERRORES DE LA DISLALIA FUNCIONAL

SUSTITUCIÓN

Un sonido es reemplazado por otro. Se puede dar a principio, en medio o al final de una palabra.

 Se da cuando el niño reemplaza un fonema de complicada pronunciación,
articulación incorrecta o diferente de la originalidad, por otro fonema más fácil o
asequible.
También, se puede dar el error de sustitución por la dificultad en la percepción o
en la discriminación auditiva, donde el niño no percibe el fonema de forma correcta sino
tal y como él lo emite.

Ejemplo: Cero –  Cedo

La sustitución de la /r/ por /d/ o /g/: “quiedo” o “pego” por “quiero” y “perro”.

Cuando sustituyen el sonido /s/ por /z/: “caza” por “casa”.

La sustitución de /k/ por /t/: “tama” por “cama”.

El origen de estos problemas radica en la persistencia de un lenguaje
infantilizado. Este puede verse reforzado por los adultos que lo rodean, usando el
mismo lenguaje que el niño, aprobándole esa forma de habla o reforzándolo
positivamente por lo simpático que resulta.

OMISIÓN

Se omite el fonema que no se sabe decir.

Otra forma que tiene el niño de salvar su dificultad articulatoria es eludir un
fonema desconocido que no sabe pronunciar. Encontramos casos en los que solo omite
la consonante que no sabe pronunciar, u otros en los que es omitida la sílaba completa
que contiene dicha consonante, por ejemplo: “apato” por “zapato” o “camelo” por
“caramelo”.
También, se da la omisión en los sinfones, donde el niño debe de articular dos
consonantes seguidas y encuentra dificultades en la pronunciación de la medial, optando
por sustituirla. Por ejemplo: “paza” en lugar de “plaza”.
Cuyas causas plausibles son la deprivación afectiva y sociocultural.

Ejemplo: Zamora –  Amora.

INSERCIÓN

Si la persona dislálica no sabe pronunciar un grupo consonántico introduce una vocal en medio.

La forma que encuentra el niño de afrontar un sonido que le resulta dificultoso
es la adición de un fonema vocálico inexistente en la palabra original. En lugar de
“ratón”, diría “aratón”. Este error no es excesivamente frecuente y es producido por una
insuficiente madurez en el desarrollo de la motricidad fina, deficiente control de la
respiración o ausencia de vibración de las cuerdas vocales.

Ejemplo: Clavo – Calavo.

DISTORSIÓN

Se trata de un fallo en la articulación de un sonido. El sonido se pronuncia de forma aproximada a la correcta pero sin llegar a serlo.

Entendido como una incorrecta o defectuosa pronunciación de un fonema en una
palabra cuya pronunciación es muy parecida a la correcta, pero sin llegar a serlo.
Uno de los errores más frecuentes es la dislalia y, generalmente, es debida a una
posición incorrecta de los órganos fonoarticulatorios, ausencia de vibración en las
cuerdas vocales o falta de desarrollo de la motricidad fina.

BIBLIOGRÁFICA