Saltar al contenido

Dislalia Definición, Detección, Causas y Tratamiento

DISLALIA.ORG se crea para difundir información concreta sobre el trastorno de lenguaje a la que se denomina “DISLALIA“. Esto consiste básicamente en un trastorno en la articulación de los fonemas por un mal uso de los órganos articulatorios. Esto hace que tenga una incapacidad para pronunciar correctamente ciertos fonemas o grupos de fonemas, bien por ausencia o alteración de algunos sonidos concretos.

DISLALIA DEFINICIÓN

La DISLALIA son los trastornos del habla más frecuentes. Se puede definir como un trastorno en la articulación de los fonemas que se explica por dificultades funcionales de los órganos periféricos del habla (labios, lengua, etc.) Se trata de una dificultad para pronunciar o construir fonemas.


DISLALIA INFANTIL

dislalia Infantil
Diagnosticado generalmente entre niños de 4 a 9 años

La DISLALIA se produce cuando los niños están aprendiendo a hablar, normalmente suelen ser errores evolutivos normales, que todos los niños provocan cuando están aprendiendo a hablar pero en el caso de la dislalia esos errores se mantienen durante más tiempo del que es esperable para su edad de desarrollo y de crecimiento, normalmente no se suele diagnosticar hasta los cuatro años por esta razón.


TIPOS DE DISLALIA

En el trastorno fonético conocido como  DISLALIA encontramos 4 TIPOS los cuales se caracterizan por la capacidad de articulación de fonemas (SIMPLE, MÚLTIPLE Y AFÍN).


CLASIFICACIÓN DE DISLALIAS

Existen 4 Clasificaciones de DISLALIAS (Funcional, Orgánica, Evolutiva y Audiógena o auditiva).


MAPA DE LA DISLALIA
MAPA DE LA DISLALIA // IMAGEN OBTENIDA DE WIKIPEDIA.

CLASIFICACIÓN DE LA DISLALIA SEGÚN PASCAUAL GARCÍA “2012”

Por otro lado, Pascual García (2012) afirma que se puede clasificar la DISLALIA teniendo en cuenta la terminología griega, terminada en “cismo” o “tismo”, según el fonema afectado.

  •  Ceceo: Pronunciación de /s/ por /z/.
  • Jotacismo: Dificultad en la pronunciación del fonema /x/.
  • Ficismo: La no articulación del fonema /f/.
  • Seseo: Pronunciación de /z/ por /s/.
  • Numación: La no articulación del fonema /n/.
  • Kappacismo: Dificultad en la pronunciación del fonema /k/.
  • Sigmatismo: Dificultad en la pronunciación del fonema /s/.
  • Lambdacismo: Dificultad en la articulación del fonema /l/.
  • Mitacismo: La no articulación del fonema /m/.
  • Ñunación: La no articulación del fonema /ñ/.
  • Piscismo: Dificultad en la articulación del fonema /p/.
  • Gammacismo: Dificultad en la articulación del fonema /g/.
  • Chuitismo: la no articulación del fonema /ch/.
  • Tetacismo: La no articulación del fonema /t/.
  • Yeísmo: Dificultad en la articulación del fonema /ll/.

SIGNOS DE ALERTA ¿Qué niños pueden desarrollar problemas en la pronunciación?

Es importante estar alerta en las señales o signos que presentan nuestros hijos para determinar si un niño / a es candidato a desarrollar una o varias DISLALIAS, ya que la mayoría de las veces con solo la simple observación se detectan estos trastornos y así podemos derivar a un logopeda para que realice una exploración y valore la necesidad o no de una posible intervención.

Estos signos se clasifican en:

  • Psicológicos
    • Trastorno afectivo
    • Separación de los padres
    • Celos
  • Falta de discriminación auditiva
    • Refriados de repetición
    • Pérdidas auditivas: Otitis serosas
    • Hipoacustica
  • Factores ambientales
    • Ambientes multilingües
    • Variantes dialectales de una misma lengua
    • Adultos o menores con DISLALIA
    • Ambiente cultural

 CAUSAS DE LA DISLALIA

  • Son por un mal funcionamiento de los órganos articulatorios.
  • Movimientos inadecuados en los órganos articulatorios
  • Son originadas por lesiones o malformaciones.
  • La persona no pronuncia correctamente porque no oye bien.
  • Inmadurez
  • Ausencia de discriminación auditiva
  • Falta de control en el soplo
  • Alteraciones respiratorias

Interrelación entre la dislalia y la personalidad del niño

La personalidad del sujeto puede verse perturbada por los múltiples factores que
intervienen en el lenguaje, como pueden ser los siguientes: la ausencia de padres, falta
de afecto paterno, un ambiente familiar autoritario o poco estimulante, la dificultad para
interrelacionar con otros niños, sobre protección, tensiones en el núcleo familiar, baja
autoestima, etc. Como consecuencia de ello, el sujeto puede presentar: timidez,
agresividad, aislamiento, sentimientos de inferioridad, conductas de evitación,
frustración, reducción de contacto con otras personas, mutismo y desajuste emocional.
Solomon en 1961 sostiene que la diferencia entre sujetos con dislalia y sujetos
con un desarrollo normal son: sus relaciones fraternales, sus angustias, sus miedos y sus
tensiones.

Sussman (1975) afirma que la dificultad articulatoria infantil
puede ser ocasionada por bloqueos emocionales, conductas inestables, inmadurez del
niño, etc. Parelló (1990), por su parte, sostuvo que la dislalia es más frecuente en sujetos
con ciertas características de personalidad. Se trata de individuos que durante la
indagación, se muestran inconstantes, tímidos, sin interés por el aprendizaje,
intranquilos, distraídos y a veces apáticos.

Por otro lado, Ajuriaguerra y Marceli (1982), Serón y Aguilar (1992), Ramos y
Manga (1996), Busto (1998) y García-Valdecasas (2000) consideran que existen una
estrecha relación entre trastornos psicoafectivos en la primera infancia y perturbaciones
en el habla. Finalmente, Bruno y Sánchez (1994) afirman que las características
psicopatológicas favorecen la aparición o mantenimiento de la dislalia. Este fenómeno
en las etapas iniciales es la patología con mayor incidencia.


EJERCICIOS PARA LA DISLALIA

  • Se debe estimular al niño y animar a que reproduzca sonidos, trabajando con las vocales y consonantes, y con la reproducción de determinadas posturas y movimientos.

  • Estimular la coordinación de los movimientos que necesitemos para poder pronunciar correctamente, centrándose en los sonidos más difíciles

  • Reproducir el sonido dentro de cada sílaba, para que se haga de forma automática.

  • Jugar a las palabras, con palabras completas, de forma amena para que resulte más sencillo aprender a vocalizar correctamente.